Tuesday, October 07, 2008



Pussygutt & Story of Rats - Sea of Sand (Old English Spelling Bee, OESB009, 2008)

El debut del dueto Pussygutt no es más que un lp doble. Enorme. Pesado. Un disco doble que, si bien podría buscar clasificarse como un ejemplo más de ese nuevo doom, prefiere optar por un sonido más que distante a la fácil definición.
Empleando un armamento de instrumentos, además de la colaboración de Story of Rats (Garek Druss) y de Chad Lefler, Pussygutt desandan un camino difícil desde "West (Creature)," primer corte del álbum. El drone que abre apunta al de un tinte más portentoso y oscuro, con una mezcla de platillos arqueados, feedback, percusiones minimales y los graves fondos de un órgano. Este inicio, que podría parecer más propio de bandas como Organum o Nurse With Wound, es destrozado de un martillazo guitarrero, con el comienzo de una pesada carga de riff lento, sucio, aplastante. El cierre, hacia una densa y obliterante atmósfera, es nuevamente subvertido al entrar en contacto con una cortina de cromático violín y una nota sintetizada que se quiebra como cristal y revienta la enorme burbuja de sonido que conjugara este track.
La contracara del primer track, otra monumental pieza llamada "Winter Lights" ve a Pussygutt explorando su faceta más arriesgadamente experimental. Secuencias impasibles marcan su distancia, ofreciendo imágenes tan abstractas y coartadas que bien podrían haber formado parte del elusivo mosaico sónico de "Spiral Insana." "Winter Lights" es uno de los cortes más sorprendentes del álbum gracias a su capacidad de ditanciarse abiertamente de culquier posible preconcepción y mostrando una impresionante capacidad de exploración.
"Pavour Nocturnes" abre con el dramático canto de un violín y que va armando, lentamente, una senda pieza plena de cavernosos graves y de un sentimentalismo fantasmal, nostálgico en guitarras y violín, reminiscente incluso a alguna estructura post-rocker; eso sí, sin las pretensiones y ganando mucho en profundidad gracias al afán de lograr en la ejecución un mayor peso mediante el notable desecho de la saturación elemental.
Y a pesar de que el cierre con la enorme "Daemon Lover" no deje de evidenciar el peso de Earth en sus influencias, la movilidad, la precisión con que alejan un contexto demoledoramente pesado para convertirlo en pura belleza angular es pasmosa. Delineada en preciosos drones y un bordeo ambient/clasicista, la complejidad de esta pieza resulta, en primera instancia, totalmente inesperada, y en segunda se transforma en el momento de más perfecto balance entre los universos que engloban el trabajo de este grupo de músicos.
"Sea of Sand," huelga decir, es un trabajo que aborda universos sonoros como pocos. Repleto de pesadez y belleza a partes iguales, éste es un lp a atesorar. (S.S.)